Xefiro > Noticias >

Automatización de edificios: ¡descubramos de qué se trata!

Automatización de edificios: ¡descubramos de qué se trata!
Automatización de edificios: de los Supersónicos a la actualidad

Era el 1962 cuando Hanna-Barbera Productions Inc. a través de los famosos dibujos animados «Los Supersónicos«, ambientados en la segunda mitad del siglo presente, nos hizo soñar con casas hiper-tecnológicas: televisores de pantalla plana, tabletas, teléfonos inteligentes y smartwatches con cómodos controles táctiles para comunicarse no sólo con las personas, sino también con los electrodomésticos, robots personales en cada hogar y cocinas que preparaban la comida.

Hoy en día, todavía no podemos decir que estemos al mismo nivel que ese hipotético 2062, pero quizá no estemos tan lejos. Por supuesto, un robot como la mítica Rosie no está al alcance de todos. Sin embargo, desde hace décadas disponemos de aparatos de todo tipo a los que se comisionan muchas tareas domésticas. Hoy en día podemos controlar a distancia nuestros aparatos, comunicarnos con ellos en cualquier momento y desde cualquier parte del mundo.

Hoy como en el mundo animado de hace 60 años atrás

Por tanto, a una distancia de casi 60 años, podemos decir que la idea futurista propuesta por Hanna-Barbera no sólo se ha proyectado hasta nuestros días, sino que se ha realizado en parte. No cabe duda de que la tecnología está cambiando la relación que tenemos con nuestras casas y con los edificios en general. Por un lado, el hombre busca constantemente productos y funcionalidades inteligentes para resolver problemas reales de las personas. Por otro lado, los grandes avances en el campo de la tecnología, combinados con la revolución digital que ha caracterizado la década del 2000, han alterado, positivamente, nuestra rutina.

Hoy en día vivimos en una nueva realidad hecha de sistemas de multimedia. Estos sirven para el control remoto de sistemas eléctricos, calefacción, supervisión de edificios, control de electrodomésticos y mucho más.

Estamos hablando de la automatización de edificios. Es decir, una idea utópica hasta hace pocas décadas, una ilusión que sólo podía materializarse a través de las películas de ciencia ficción.

Qué es la automatización de edificios

La automatización de edificios es un sistema centralizado que pretende gestionar simultáneamente varios sistemas. Entre ellos la calefacción, la iluminación, la seguridad y la ventilación, entre otros. Esto se hace mediante el uso de BMS (Building Management System). Ofrece un alto grado de confort y eficiencia en hogares, oficinas, hoteles y hospitales. Además, nos permite controlar de forma autónoma y automática un entero edificio.

La automatización de edificios describe un sistema de dispositivos conectados en red que trabajan juntos para hacer que los edificios sean más cómodos, personalizados, eficientes y seguros. Mediante estas tecnologías, los usuarios pueden «hablar» con los edificios automatizados a través de un mando de voz o un dispositivo inteligente. Algunos controles permiten encender o apagar un dispositivo en un momento determinado, mientras que otros pueden ser activados por determinados eventos externos.

Los dispositivos automatizados incluyen termostatos y otros dispositivos de calefacción y refrigeración, sistemas de alarma, luces, persianas y cortinas, e incluso sistemas de sonido. Un edificio verdaderamente automatizado podría tener todo lo anterior (y más). Hoy en día, estos dispositivos están al alcance de todos. En el pasado, la automatización era algo que sólo podían aprovechar los edificios comerciales y las viviendas de alto valor. Sin embargo, los avances tecnológicos y el aumento de la demanda han permitido que la domótica se expanda, haciéndola accesible a todo el mundo.

¿Qué podemos automatizar?

Hay cosas que hacemos cada día que desearíamos que hicieran otros. Estamos en una época en la que la capacidad de aprendizaje automático está lo suficientemente avanzada para no tener que dedicar tiempo a hacer cosas que se pueden delegar con seguridad a «otros». Gracias a las innovaciones en inteligencia artificial y a las máquinas de autoaprendizaje, podemos dedicar nuestro tiempo a lo que realmente nos gusta hacer, a nuestra familia, a una buena lectura. Mientras tanto la casa se ocupa de sí misma en total seguridad y autonomía.

Desde la comodidad de nuestro smartphone o tableta, podemos controlar las habitaciones de nuestro hogar y posiblemente cambiar la configuración a nuestro gusto y según las circunstancias. Por ejemplo, podemos comprobar el estado de los electrodomésticos de la cocina, abrir y cerrar puertas, echar un vistazo a los animales domésticos (¡o a nuestros hijos!), encender y apagar las luces, regular la intensidad de la luz de cada habitación, ajustar los sistemas de calefacción y refrigeración, e incluso regar el jardín. Además, también podemos instalar sistemas de seguridad inteligentes capaces de detectar rápidamente riesgos de incendio, fugas de gas, inundaciones, robos y, además de activar las alarmas, pueden comunicarse en tiempo real con la seguridad o los primeros auxilios.

Así que, a la pregunta «¿Qué podemos automatizar?», respondemos simplemente «¡todo lo que queráis!». Para tener un sistema de automatización del hogar, incluso se puede empezar con unos pocos productos básicos y luego ampliarlo según las necesidades. La domótica responde a las necesidades específicas de cada usuario, haciendo que los edificios funcionen mejor. ¡Y de repente somos catapultados al mundo animado de George Jetson y su familia!

Automatización de edificios y ahorro de energía

Además de las distintas funcionalidades observadas, que hacen la vida más fácil y segura, no debemos olvidar el importante ahorro energético que se puede conseguir con los sistemas de domótica. Descubramos aquí cómo obtener un mayor ahorro energético con la automatización de edificios.